“El toro no es un animal para nosotros; es muchísimo más: un símbolo, un tótem, una aspiración, una eucaristía con los de alrededor y los antepasados. Al toro lo pulimos, lo alimentamos, lo sacralizamos, lo picamos, lo banderilleamos, lo matamos, lo aplaudimos o pitamos tras su muerte, lo descuartizamos, nos lo comemos y lo poetizamos y lo pintamos y lo musicamos. Quítese el toro de aquí y veremos qué queda. ¿Nos reconoceríamos sin la pasión en su pro o en su contra?” Antonio Gala

viernes, 8 de junio de 2007

Reunión del 2 de junio

El pasado 2 de junio, en el salón de Actos del Centro Cultural Maestro Alonso, en la calle del mismo nombre de Madrid, tuvo lugar un encuentro de aficionados procedentes de distintas comunidades y países, hubo representación de colectivos de aficionados de Alicante, Ávila, Burgos, Ciudad Real, Colombia, Francia, Holanda, Italia, Madrid, Mérida, Perú, San Sebastián, Segovia y Zaragoza.
Alrededor de la idea que proclama el “Manifiesto de Aficionados por una Fiesta Integra, Auténtica y Justa”, y a lo largo de casi tres horas de reunión, hubo ocasión para escuchar los motivos y razones que han motivado el apoyo a esta iniciativa, propuesta por cuatro colectivos de aficionados y, que a partir de ahora, debe pasar a ser de todos los que hasta el momento la suscriben y se han comprometido con ella.
Esta reunión debe ser el punto de partida de una nueva etapa en la consolidación y difusión del Manifiesto, pero no sólo eso, deben de cuajar en cada ciudad, y alrededor de cada plaza de toros, grupos más amplios de aficionados que se comprometan con la idea, y que conscientes de la problemática de la fiesta en sus lugares, traten de aunar esfuerzos para buscar soluciones, y en esa tarea, los defensores del Manifiesto debemos de ser los que llevemos la iniciativa.
Pongo como ejemplo “La Plataforma de Aficionados de Zaragoza”. A partir de la simple idea de devolver a la Plaza de Toros de Zaragoza el prestigio y la categoría que nunca debió de perder, se unieron varias organizaciones de aficionados para levantar su voz y presentar sus alternativas ante quien correspondiera. Ha sido, y sigue siendo, un trabajo arduo, de estar al quite y al salto de la noticia, de abrir vías de comunicación, de responder a lo negativo, de exigir nuestros derechos, y sobre todo, de aportar alternativas. No se hasta donde llegará su andadura, pero de momento ahí están.
Conseguir un apoyo más o menos para el Manifiesto puede ser relativamente fácil, lo que hay que conseguir, además, es el compromiso, y ese compromiso se consolida con mayor firmeza si las reivindicaciones que se plantean responden a las situaciones concretas de cada lugar, de cada plaza, en base a las peculiaridades propias de cada zona. Ahí es donde radicará la fuerza del Manifiesto, creciendo por la base y con objetivos concretos.
Compartir las experiencias de cada zona, apoyar las iniciativas que se vayan tomando, defender las pequeñas conquistas que se vayan consiguiendo, denunciar las irregularidades que se vayan produciendo, impulsar ideas y alternativas de futuro… todo lo que hagamos en la dirección que apunta la simple idea que sostiene el Manifiesto de Integridad, Autenticidad y Justicia en la Fiesta de los Toros fortalecerá nuestra posición.

2 comentarios:

betialai dijo...

Fue un auténtico placer conoceros, Mariano. Ojalá que este primer paso que se dio en torno al Manifiesto sea el preludio de muchos más que terminen por hacer camino. Ese camino recto al que todos queremos que vuelva nuestra Fiesta.

Un fuerte abrazo.

Mariano Ballesteros dijo...

El placer fué mío, y sobre todo lo qué más me animó fué el comprobar que gente de distintas localidades este por la labor, cada uno en su sitio debe ser el motor para que la mancha de aceite empiece a extenderse.
Salud.