“El toro no es un animal para nosotros; es muchísimo más: un símbolo, un tótem, una aspiración, una eucaristía con los de alrededor y los antepasados. Al toro lo pulimos, lo alimentamos, lo sacralizamos, lo picamos, lo banderilleamos, lo matamos, lo aplaudimos o pitamos tras su muerte, lo descuartizamos, nos lo comemos y lo poetizamos y lo pintamos y lo musicamos. Quítese el toro de aquí y veremos qué queda. ¿Nos reconoceríamos sin la pasión en su pro o en su contra?” Antonio Gala

jueves, 7 de junio de 2007

Soliloquio

Soliloquio a voz en grito de un espectador, armado en ambas manos con puro y güisqui, ante la risa contenida y las miradas cómplices de los que lo circundábamos en la grada del cuatro de la plaza de Las Ventas, y no se si con la complacencia o la vergüenza de sus amigos, durante una de las faenas de no se que día:
“Vamos, vamos, vaaamos… así, así… vale, corta ya, vale, vaaaale… fuera, fuera… Venga, venga… ahora… así, así… bieeeeeen … cuida, cuida… fueraaaaa… vale, vale… uff… Despacio… bien… así, venga, otro más, así… bien… otro…fuera, vete ya, vete ya… Así no… cuidaaaa… qué así noooo… fuera, fuera…vale...vaaaale… A matar, vamos a matar… así no lo matas, que así nooooo… Ya te lo decía yo… al revés, así no… al revés…bah… Así, así... así sí… tomaaaa…los ves… ya te lo decía yo…¡Eh Chaval!, aquí, aquí… un güisqui… ¿Qué queréis tomar vosotros…”

2 comentarios:

don justo dijo...

Vaya plasta, te toca uno de estos y te arruina la tarde, y no me lo quiero imaginar en el bar del barrio, ni Corrochano.

Mariano Ballesteros dijo...

A mi me toco sufrirlo, a la vez que decia esto con un ojo miraba para abajo, al ruedo, y con el otro a sus compañeros de al lado.
Al final te ries
Hayotros espectadores que molestan más, son esos que ante cualquier protesta se indignan y dicen, como en Madrid: ¡Ya están los del 7!
O en otros sitios, como Zaragoza, el no menos célebre: ¡Baja tú!