“El toro no es un animal para nosotros; es muchísimo más: un símbolo, un tótem, una aspiración, una eucaristía con los de alrededor y los antepasados. Al toro lo pulimos, lo alimentamos, lo sacralizamos, lo picamos, lo banderilleamos, lo matamos, lo aplaudimos o pitamos tras su muerte, lo descuartizamos, nos lo comemos y lo poetizamos y lo pintamos y lo musicamos. Quítese el toro de aquí y veremos qué queda. ¿Nos reconoceríamos sin la pasión en su pro o en su contra?” Antonio Gala

sábado, 23 de junio de 2007

Romance de Valentía

Una de las últimas creaciones de Conchita Piquer fue este "Romance devalentía", pasodoble con letra de Rafael de León y Antonio Quintero, y música del Maestro Quiroga, que estaba incluido en el repertorio del último espectáculo que la cantante presentó en el año 1957 con el nombre de “Puente de Coplas”.
El 13 de enero de 1958, en el teatro de Isla Cristina (Huelva), su garganta no le respondió como en ella era habitual, y al finalizar su actuación se dirigió al público diciéndoles: “Hoy han escuchado cantar por última vez a Conchita Piquer”. La causa fue un enfriamiento que sufrió durante las fiestas del Pilar de Zaragoza de ese año 1957, no dio demasiada importancia a esta dolencia y continuo con su gira, pero ello derivo en una faringitis mal curada que le produjo esa carencia en su voz, y ella, tan exigente consigo misma, en vez de curarse bien y continuar su carrera artística, no consintió seguir sobre los escenarios, anuló todos los contratos que tenía firmados, pagó a los componentes de su compañía y se retiró.
-
Romance de valentía
Quintero, León y Quiroga
-
Era poco en la vía, tan poco, que nada era,
por no tené no tenía ni mare que lo quisiera.
Era un triste afisionao que buscaba la ocasión
de dejar en un cerrao frente a un toro el corazón.
Romance de valentía, escrito con luna blanca
y gracia de Andalucía en campo de Salamanca.

Embiste, toro bonito, embiste, por cariá
Morir se me importa un pito, pues nadie me iba a llorá.
Aquí no hay plaza, ni nombre, ni traje tabaco y oro.
Aquí hay un niño muy hombre que está delante de un toro.
En matarme no repare, te concedo hasta el perdón…
Y ya que no tengo mare,
la Macarena me ampare si me cuelgas de un pitón.

Todas las noches saltaba sin miedo la talanquera
y a cara y cruz se jugaba al toro la vía entera.
Quizá fuera colorao er buré que lo embistió
y mordiendo su costao malherío lo dejó.

Romance de valentía teñío de luna blanca
y sangre de Andalucía en campos de Salamanca.

Adiós, plaza de Sevilla, ya nunca me habrás de ve,
pisar tu arena amarilla, con tanto que lo soñé.
Adiós, capote de sea, que fuiste mi compañero,
morir en esta pelea es cosa de buen torero.
Ya vestío de alamares no ha de verme la afisión,
y como no tengo mare,
la Macarena me ampare y me de su bendición.

(Recitado)
Allí quedó ante la fiera, ninguno lo vio caé,
nadie resó tan siquiera, ni un padrenuestro por é

(Cantado)
Por él ninguna serrana lloró de luto vestía
Por él ninguna campana dobló amaneciendo el día.
Pero en cambio entre asucena y entre velas enrisá,
en San , la Macarena,
si que lloraba de pena por la muerte del chavá.


6 comentarios:

betialai dijo...

Así es Mariano. Aunque no puedo precisar el año en el que se produjo su estreno fue una de las últimas creaciones de doña Concha. Una copla que, cuando todavía no existían la TV ni los hits parades, arrasó en todas las emisoras de radio a finales de los 50. Luego, fue versionada por muchas artistas importantes de las que, quizá, fue Mari Fé de Triana la que nos dejó una magnífica interpretación que también sonó por todos los rincones. La última versión que tuvo cierta trascendencia fue la que realizó Isabel Pantoja en su película "Yo soy esa" (1990), aunque curiosamente no he podido localizarla en su discografía. Enrique Ponce protagonizó una película con el mismo título de la copla, dirigida por la holandesa Sonia Herman en 1995, cuyo argumento creo que no tiene nada que ver con el tema. El pasado 2005, Martirio y Miguel Poveda montaron un espectáculo musical que, de igual forma, se llamaba "Romance de valentía" pero no sé si alguno de ellos interpretaba en el mismo la canción a la que nos referimos. Una copla, en cualquier caso, que nos habla de otros tiempos, cuando los toreros se hacían por los caminos de la geografía española, hatillo al hombro y jugando con la vida y con la muerte, y no comodamente en las escuelas taurinas donde ya hemos, por desgracia, comprobado lo que aprenden y lo que les enseñan. Y una letra en la que, seguramente sin proponérselo, Rafael de León nos comienza a explicar con medio siglo de antelación alguna de las claves de ciertos males que padece hoy en día la fiesta.

Mariano dijo...

Según mis informes la canción la estreno Conchita Piquer dentro de su espectáculo "Puente de Coplas" en 1957 en el teatro Apolo de Valencia, supongo que en Fallas. La versiones de Isabel Pantoja y Marifé de Triana no las he escuchado, aunque las buscaré.
En cuanto a la película "Romance de Valentía", que interpretó Enrique Ponce cuando era novillero, se da la circunstancia de que un par de los actores que intervenian los conozco personalmente, he incluso uno de ellos es socio de "La Cabaña Brava", todo empezó siendo una idea para hacer un corto documental y acabó en pelicula. Hace años, en unas Jornadas Culturales que organizaba "La Cabaña Brava" en Zaragoza, se hizo un pase de la película, entonces era casi desconocida en España, ahora ha sido repuesta en la Filmoteca de Madrid y es algo más conocida. La película no tiene relación con la letra de la copla, ya casi ni me acuerdo, estoy a la espera de que me la pasen.
Sobre las escuelas taurinas, estoy de acuerdo con tu apreciación, lo hemos podido comprobar recientemente en Zaragoza en dos novilladas, Bucaré y Fernando Palha, en donde los novilleros no supieron por donde meter mano a los novillos, eso ni se lo enseñan, ni se lo enseñaran, sólo les enseñan a ponerse bonitos con el toro domesticado, así que arreglados vamos.

Ghosty dijo...

Iba a comentar algo, pero viendo vuestras clases magistrales sólo queda la retirada y un Viva la Copla! lanzado al viento.

Un saludo

Mariano dijo...

Comenta lo que quieras, da rienda suelta a tus impresiones y sensaciones, no importa tanto el saber como lo que produce en cada uno la escucha de estas coplas que reflejan nuestra historia y tradiciones.

Cárdeno dijo...

Tenía que sonar permanentemente en los “casettes” de los coches de cuadrillas de los ¿Toreros? actuales…, a ver si se le pega algo de “Vergüenza Torera”.

Salud y suerte.

Cárdeno.

don justo dijo...

¡Si señor! Menuda copla, yo más que leerla la canté. Ya no se hacen canciones como las de antes.