“El toro no es un animal para nosotros; es muchísimo más: un símbolo, un tótem, una aspiración, una eucaristía con los de alrededor y los antepasados. Al toro lo pulimos, lo alimentamos, lo sacralizamos, lo picamos, lo banderilleamos, lo matamos, lo aplaudimos o pitamos tras su muerte, lo descuartizamos, nos lo comemos y lo poetizamos y lo pintamos y lo musicamos. Quítese el toro de aquí y veremos qué queda. ¿Nos reconoceríamos sin la pasión en su pro o en su contra?” Antonio Gala

miércoles, 23 de mayo de 2007

Plataforma de Aficionados de Zaragoza

Actualmente la mayoría de las plazas de toros son de titularidad pública, dependiendo de cada comunidad o ciudad, son unos u otros -ayuntamientos o diputaciones- los que tienen la obligación de ocuparse de ellas, y por lo tanto son, en última instancia, los responsables de lo que ocurre en un edificio que es de su propiedad y que fue creado para dar corridas de toros.
Los aficionados, en estos tiempos en los que nos ha tocado vivir, tenemos tres formas de hacer oír nuestra voz; una que ha existido desde que las corridas de toros existen y que debemos seguir manteniendo a capa y espada, como es la de manifestar nuestra opinión en la plaza; otra que nos viene dada por los adelantos técnicos de esta época y que muchos aficionados ya utilizamos, como es la de crear páginas de opinión en Internet, e incluso la edición de publicaciones impresas; y una tercera, que debemos de conquistar, como es el derecho a entablar un contacto directo, como consumidores que somos, con los responsables políticos y administrativos encargados de administrar la fiesta de los toros en cada ciudad o comunidad.
En esta tercera vía es en donde se centra el trabajo de la Plataforma de Aficionados de Zaragoza, abrir un canal de comunicación con la Diputación Provincial de Zaragoza, que es la titular de la Plaza de la Misericordia, y por lo tanto, última responsable de su gestión; y si la coyuntura lo permite, abrir otra línea de contacto con los empresarios de turno para que sepan, de primera mano, los planteamientos y anhelos de los aficionados a los que representan.
En estos momentos en los que la Fiesta de los Toros se ha convertido en un “mercado persa” y campan por sus respetos los que están más interesados en el negocio que en su futuro, seria conveniente estar al tanto de los “tejemanejes” que taurinos y políticos se llevan entre manos en corrales y despachos, y disponer de un espacio orgánico en donde exponer nuestras opiniones en temas en los que debemos de tener competencia los aficionados, como lo es: la presencia del toro íntegro en la plaza; todo lo relativo a los pliegos de condiciones y la supervisión de su cumplimiento; y en la exigencia de que se cumpla el Reglamento que en cada comunidad este en vigor con absoluta rigurosidad.
Los aficionados necesitamos que nuestra voz sea escuchada por los que dirigen nuestra Fiesta, nadie mejor que nosotros para saber como se pueden corregir los desvaríos en los que esta sumida, tampoco necesitamos un acuerdo absoluto sobre cómo debería ser, eso sería otro desvarío, solamente debemos de estar de acuerdo en un punto, en que se cumplan las condiciones para que, por si sola, renazca con todo su esplendor, y esto sólo se puede conseguir con toros íntegros en la plaza que transmitan la emoción a los tendidos.
La Plataforma de Aficionados de Zaragoza lo está intentando, desde hace un par de años esta tratando de que la voz de los aficionados esté en los despachos, no sé si se conseguirá mucho o poco, pero el simple hecho de intentarlo ya merece la pena, y quizás, sea un ejemplo a seguir.

1 comentario:

Cárdeno dijo...

Toda iniciativa que surja de los Aficionados -“El Respetable”- es siempre bienvenida y fundamental para el funcionamiento de la Fiesta.

También, como se dice en el articulo, como consumidores y “copropietarios” de la Plaza, que generalmente son propiedad de Organismos Públicos.

Ánimo.

Salud y suerte.

Cárdeno