“El toro no es un animal para nosotros; es muchísimo más: un símbolo, un tótem, una aspiración, una eucaristía con los de alrededor y los antepasados. Al toro lo pulimos, lo alimentamos, lo sacralizamos, lo picamos, lo banderilleamos, lo matamos, lo aplaudimos o pitamos tras su muerte, lo descuartizamos, nos lo comemos y lo poetizamos y lo pintamos y lo musicamos. Quítese el toro de aquí y veremos qué queda. ¿Nos reconoceríamos sin la pasión en su pro o en su contra?” Antonio Gala

viernes, 15 de junio de 2007

D. José Pereira Palha Branco

Una mirada al pasado para recordar los toros que criaba D. José Pereira Palha Branco, bisabuelo del actual propietario, que llevó las riendas de su ganadería sabiamente y con firmeza durante 66 años (1971-1937) hasta colocarla entre las de leyenda. Nos ilustra este regreso al pasado un par de anécdotas recogidas por D. Antonio Díaz-Cañabate en "EL NUEVO ANECDOTARIO TAURINO":
El vacuno de Palha posee en Madrid la antigüedad de 4 de noviembre de 1883 y tiene procedencia de hembras de Veragua y sementales de Miura. Son características de sus toros la gran alzada, mucho temperamento, enorme poderío y, en fin, las dificultades para la lidia. Los palhas hacían casi siempre sudar las taleguillas. Una tarde, el gran peón de brega Juan Molina, hermano de "Lagartijo", luchó admirablemente con las dos reses que estoqueó su hermano, quien le dijo al terminar:
- Abrígate, Juan, que has sudao mucho y has sido el general de esta batalla.
Y otra tarde, "Currito", hijo de "Cúchares", en una corrida en que la mitad de los toreros pasaban a la enfermería, exclamó:
- Ná, que nos jacen porvo a tós.

2 comentarios:

kaparra dijo...

Tengo entendido que Veragua se nego a vender a Palha,y fue a traves de trespalacios donde compro lo vergaueño. Mi duda es si trespalacios ya habia cruzado su ganado con murube. Ya corregiras si me equivoque.

Mariano Ballesteros dijo...

Lo primero de origen vazqueño que compro D. José Pereira Palha fue una punta de vacas, procendentes del lote que Fernando VII le había regalado a su sobrino el Rey de Portugal, a un tratante oficial de la Casa Real de puro origen Vicente José Vázquez.
En 1890 quiso reforzar la línea vazqueña, y ante la negativa del duque de Veragua, consiguió comprar, de puro origen veragüeño, una punta de vacas a Trespalacios.
Yo creo que en ese momento no se había producido el cruce con murube todavia, pues tan sólo hacia 7 años que Jacinto Trespalacios tenía la ganadería.