“El toro no es un animal para nosotros; es muchísimo más: un símbolo, un tótem, una aspiración, una eucaristía con los de alrededor y los antepasados. Al toro lo pulimos, lo alimentamos, lo sacralizamos, lo picamos, lo banderilleamos, lo matamos, lo aplaudimos o pitamos tras su muerte, lo descuartizamos, nos lo comemos y lo poetizamos y lo pintamos y lo musicamos. Quítese el toro de aquí y veremos qué queda. ¿Nos reconoceríamos sin la pasión en su pro o en su contra?” Antonio Gala

martes, 5 de junio de 2007

La oración del torero

“Virgencita mía. Líbrame de los toros bravos…”
Situaciones como la ocurrida entre Rabosillo y Sánchez Vara traen a mi memoria este dibujo de D. José María Cruz Ruiz, porque siendo verdad que un toro bravo lleva consigo el triunfo anhelado por cualquier torero, también lleva junto a su bravura el fracaso más absoluto para el torero que no sepa realizar la lidia adecuada para estos toros.
D. José María Cruz Ruiz es aficionado, dibujante y veterinario. Durante años ha ejercido las funciones de su profesión en la Plaza de Toros de La Misericordia de Zaragoza.

1 comentario:

Cárdeno dijo...

Totalmente recomendable la Tauromaquia de José Mª Cruz Ruiz, es de visita obligatoria en: http://www.toroszgz.org/Exposicion/Mi%20tauromaquia/jmcruz.htm

Salud y suerte.
Cárdeno.