“El toro no es un animal para nosotros; es muchísimo más: un símbolo, un tótem, una aspiración, una eucaristía con los de alrededor y los antepasados. Al toro lo pulimos, lo alimentamos, lo sacralizamos, lo picamos, lo banderilleamos, lo matamos, lo aplaudimos o pitamos tras su muerte, lo descuartizamos, nos lo comemos y lo poetizamos y lo pintamos y lo musicamos. Quítese el toro de aquí y veremos qué queda. ¿Nos reconoceríamos sin la pasión en su pro o en su contra?” Antonio Gala

sábado, 12 de enero de 2008

ENTRADA 100: Decálogo del buen aficionado

La Entrada 100 bien se merece un detalle, un pequeño ornamento, un mínimo comentario. Es como llegar a una meta, alcanzar un punto que al principio, cuando abres esta ventana cibernética, ves a lo lejos, remoto, difuso en el horizonte. La Entrada 100 es una estancia a la que se llega paso a paso, día a día, palabra tras palabra, entrada tras entrada... y en la que no puedes permanecer detenido por mucho tiempo, simplemente, lo justo para mirar atrás y ver lo lejana que queda aquella primera Entrada 001 en la que exponías, tímidamente, allá por mayo de 2007, las razones que te guiaban para crear este Blog, los impulsos que te empujaban para lanzarte a este ruedo desconocido... pero el viaje debe continuar, porque lo importante de esta aventura, lo que realmente merece la pena, es precisamente eso... el viaje.

Esta cota en la que se encuentra la Entrada 100 es, a la vez, el comienzo de una nueva etapa, un nuevo tramo que no sabemos por que sendas discurrirá, es un camino es desconocido que iremos descubriendo poco a poco y, como los toreros buenos que deben de estar estudiando el comportamiento del toro desde que sale al ruedo hasta el momento en que deben darle muerte, debemos estudiar el terreno, andar con tiento, saber hacia donde avanzamos y mantener el compromiso de un aficionado comprometido con su afición.

En esta Entrada 100, reafirmando ese compromiso del que hablo en el párrafo anterior, y la senda por la que voy a seguir transitando hacia ese punto remoto, quizás inalcanzable, en el que se encuentra la Entrada 200, le cedo la palabra a R. Abarquero Durango para que, más de cincuenta años después de su publicación, nos exponga su "Decálogo del buen aficionado", tan actual hoy como entonces, del que deberíamos tomar muy buena nota:



DECÁLOGO DEL BUEN AFICIONADO

Por bien de
la Fiesta Nacional y de sus destinos históricos no olvides que:


1.
El Toro de lidia es un ejemplar único en la escala zoológica que vive en el suelo español, y es el principal intérprete de la Fiesta Nacional.

2.
El Torero, es un ciudadano español (salvo excepciones) que, con su inteligencia, su destreza y su arrojo ha creado la Tauromaquia, orgullo de nuestra patria.

3.
La Tauromaquia se compone de las suertes siguientes: capa, puya, banderillas, muleta y estoque. Por lo cual no debes consentir saboteos ni mutilaciones.


4.
El respetable Público es el que debe mandar en la fiesta, administrando su afición, su dinero y su tiempo, como si fuera un torero de categoría especial, para su buena conservación.


5.
No se podrá hablar de Fiesta de
Toros mientras no haya toro íntegro, torero valiente y que sepa el oficio y público que, como Arbitro, lleve su control con arreglo a los usos y costumbres de bien lidiar, para defenderla de sus enemigos.

6.
Has de exigir el toro íntegro y la formación del torero; pero sin obligarle al suicidio estéril.


7.
No
has de hacer estrellas luminosas que se apaguen pronto ni aplaudir demasiado a los principiantes, porque luego te cobran la luz y las palmas con intereses acumulados.

8.
No has de consentir mojigangas en serio.


9.
Al acercarte a la taquilla (que trabajo y dinero te costará), ten en cuenta que lo que aquí pagas es fruto de tu trabajo, y muchas veces ha sido ganado con más riesgo que se gana el dinero en el ruedo.


10.
No te has de dejar convencer, deslumbrar por la propaganda ni la pagues, porque no entra en el programa y mucho menos cuando no coincida con los hechos.


Resumiendo:
Todo aficionado debe aspirar a ser el número UNO de la categoría especial en la afición; de otra manera no se puede defender la Fiesta, el tiempo y el dinero.

2 comentarios:

Cárdeno dijo...

Enhorabuena por tu “constancia” prueba de ser AFICIONADO de la “categoría Especial”.

Esperamos que puedas llegar a la “entrada 200, 300”… y que el ánimo no decaiga.

Gracias Mariano por “ilustrarnos”.

Salud y suerte.

Anónimo dijo...

Ánimo. La calidad de su blog es excelente. Respecto al decálogo: dice una verdad tras otra. Como corresponde a una norma, que como tal debe ser clásica e intergeneracional,tiene tanta vigencia como hace cincuenta años.Creo además que dignifica de manera bien clara al aficionado auténtico, que es bien distinto del espectador.

Desde tierras giennenses un cordial saludo.