“El toro no es un animal para nosotros; es muchísimo más: un símbolo, un tótem, una aspiración, una eucaristía con los de alrededor y los antepasados. Al toro lo pulimos, lo alimentamos, lo sacralizamos, lo picamos, lo banderilleamos, lo matamos, lo aplaudimos o pitamos tras su muerte, lo descuartizamos, nos lo comemos y lo poetizamos y lo pintamos y lo musicamos. Quítese el toro de aquí y veremos qué queda. ¿Nos reconoceríamos sin la pasión en su pro o en su contra?” Antonio Gala

miércoles, 26 de diciembre de 2007

El Toro - The Surfmen

Después de un par de días buscando información, bien por su inexistencia en la red o por mi incapacidad para encontrarla, no tengo ninguna información solvente que ofrecer sobre la canción objeto de esta entrada, ni sobre el grupo que la interpreta, ni tan siquiera una fotografía. Si puedo imaginármela en una época determinada y en un espacio geográfico muy concreto.

El sonido y el estilo musical de la pieza nos lleva hasta el Océano Pacifico, más concretamente hacia las costas californianas y las playas hawaiianas. Ha principios de la década de los sesenta, en pleno auge y desarrollo del rock and roll y con Elvis Preley en la cresta de su popularidad, en ese espacio geográfico surge un nuevo estilo derivado del rock, el surf, como complemento del deporte, del cual toma incluso el nombre, que en aquellos años y en esos lugares empezaba a causar furor.

The Beach Boys fueron el grupo carismático de ese movimiento musical en su vertiente vocal; The Trashmen crearon escuela en la instrumental. A lo largo de la década surgieron, tanto en California como en Hawaii, multitud de grupos que interpretaban este estilo de música. The Surfmen fueron uno de aquellos grupos que optaron por la forma instrumental. El sonido característico de la guitarra eléctrica solista, encargada de interpretar la melodía, y los ritmos suaves y sosegados, como acompasando el vaivén de las olas, son el patrón en el que se basa este estilo que sumó adeptos en muchas otras latitudes del planeta.

Sobre el título de la canción, El Toro, también podemos encontrar una explicación si la situamos en contexto con la geografía y la época. La frontera que separa México de California no ha podido impedir el mestizaje de músicas, costumbres y aficiones. De esa época, de este y de otros estilos fronterizos, hay otros temas inspirados en ambiente taurino que en su momento pueden tener cabida en este cancionero.

Para acompañar la escucha de este tema que mejor que hacerlo viendo toros. El discurrir de las fotografías nos presentan seriedad de la camada que para el 2008 esperan su hora en Fuenlahiguera, la finca en donde se encuentra ubicada la ganadería de La Quinta.

Es una nueva producción de La Cabaña Brava que se encuentra alojada en su contenedor de vídeos en YouTube "Va de Toros".

No hay comentarios: