“El toro no es un animal para nosotros; es muchísimo más: un símbolo, un tótem, una aspiración, una eucaristía con los de alrededor y los antepasados. Al toro lo pulimos, lo alimentamos, lo sacralizamos, lo picamos, lo banderilleamos, lo matamos, lo aplaudimos o pitamos tras su muerte, lo descuartizamos, nos lo comemos y lo poetizamos y lo pintamos y lo musicamos. Quítese el toro de aquí y veremos qué queda. ¿Nos reconoceríamos sin la pasión en su pro o en su contra?” Antonio Gala

miércoles, 4 de julio de 2012

SOBRE LA CRÍTICA TAURINA

"Tenemos la vehemente sospecha de que algunos primates de la crítica, que ejercen su apostolado en la prensa diaria, no proceden con la rectitud necesaria.
Por su ineptitud merecían el cese inmediato y por su desmedida codicia hace ya tiempo que debían estar apartados del roce con la gente honorable. Y, sin embargo, ahí los tenéis. Van de feria en feria dejando ahíta su voracidad o procurando dejar satisfecha su inextinguible ambición, ya que, por fortuna, algunos bolsillos son excesivamente impenetrables. Y unas veces piden para desbancar en cualquier casino cosmopolita, otras para sacar adelante con desahogo -¡con demasiado desahogo!- una numerosa prole habida en cristiano matrimonio y otras, simplemente, para pagar la fonda o una francachela con cualquier Dolores, que nunca falta.
¡Es ya mucha frescura! Urge que esto se acabe; que, por decoro de la prensa diaria, se desmienta esta especie si es calumniosa; que los toreros quiten la máscara a los desvergonzados y no se dé el triste caso, como hasta ahora, de que se compre por altos precios una imparcialidad que por respeto al lector, debiera ser siempre desinteresada.
¡Señores toreros, vosotros que en las tertulias de los cafés tenéis frases de dureza extraordinaria y de levantada indignación contra éste, ese o aquél revistero, que os esquilma, dad nombres! Si no los daremos nosotros. Estamos decididos a todo y a responder donde sea, con nuestra responsabilidad, de las acusaciones que hacemos.
Ni jaques, ni flamencos, ni chulos. Únicamente somos hombres sinceros que admiramos la fiesta de los toros cuando la nobleza preside sus actos dentro y fuera de los ruedos."

Nota: Artículo publicado, el 19 de Octubre de 1924, bajo el título "¡Señores toreros, hay que descorrer la cortina!"en el nº 6 del semanario taurino "KcheT", revista dedicada a la "Crónica Cornuda, Satírica, Dominguera y Reconstituyente" dirigida por D. Justo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Todos en el mundo del toro sabe quienes son los sinverguenzas.
Es hora de dar nombres y él Fenicio encabeza la lista.

Anónimo dijo...

Él Fenicio es el mafioso que expolia a los toreros,es el Al Capone de la banda de sinverguenzas y corruptos.