“El toro no es un animal para nosotros; es muchísimo más: un símbolo, un tótem, una aspiración, una eucaristía con los de alrededor y los antepasados. Al toro lo pulimos, lo alimentamos, lo sacralizamos, lo picamos, lo banderilleamos, lo matamos, lo aplaudimos o pitamos tras su muerte, lo descuartizamos, nos lo comemos y lo poetizamos y lo pintamos y lo musicamos. Quítese el toro de aquí y veremos qué queda. ¿Nos reconoceríamos sin la pasión en su pro o en su contra?” Antonio Gala

lunes, 31 de enero de 2011

LA VIDA SIGUE IGUAL

Una nueva temporada comienza y nada parece cambiar en el planeta taurino. Aferrados al inmovilismo más absoluto, los taurinos no se mueven, no vaya a ser que, si lo hacen, alguien les mueva la silla. Parece que, como decía aquella legendaria canción de Julio Iglesias, “la vida sigue igual” y todo seguirá discurriendo como siempre. Por lo visto hasta el momento, lo de la crisis parece no inquietarles, después de tantos años, más de doscientos, en los que este espectáculo de los toros ha seguido dándose -¡y mira tú que han habidos crisis en España en todo este tiempo!- sin interrupción, poco les debe preocupar esta de la que, además, los expertos dicen que ya se está empezando a salir. De hecho, se están anunciando los primeros carteles de las primeras feria y, como la canción, nada parece cambiar: los mismos nombres, las mismas ganaderías, los mismos tejemanejes de siempre…

Ellos, los que manejan el cotarro, siguen a lo suyo. Repitiendo ganaderías que una y otra vez han demostrado que están podridas pero que -¡mire usted por donde!- son las que les reclaman los mandones del escalafón para apuntarse a los carteles; condenando al ostracismo a las que aún mantienen algo de casta y, por lo tanto, crean los problemas lógicos de esa condición a los que se ponen delante de ellas; cerrando la puertas a toreros que se han ganado, por méritos contraídos en la plaza, el derecho a torear porque -dicen- piden mucho dinero, o por no estar bajo el control de los que a principio de cada temporada se reparten todas las partes del pastel taurino. Y porque, además, es preferible que determinados toreros se queden en casa no sea que, si saben torear, pongan en aprietos a los pretendidos figuras que ellos apoderan y con lo que se llevan una buena parte del dinero que se embolsan cada temporada.

En esas estamos y, mientras tanto, siguen desapareciendo encastes legendarios que daban variedad a las corridas de toros sin que nadie mueva un dedo, sigue la monotonía y el aburrimiento campando por las plazas a sus anchas, siguen los pretendidos figuras imponiendo sus condiciones que, lógicamente, redunda en la comodidad y docilidad del ganado que exigen para su presencia en los ruedos y, en consecuencia, los aficionados y los espectadores desertando de las plazas de toros ante la falta de emoción y seriedad de ese simulacro de corrida de toros que pretenden imponernos y que nada tiene que ver con la Fiesta auténtica.

Parece ser que los taurinos viven en un planeta situado en otra órbita y no son conscientes de una realidad que cada vez es más evidente. Una especie de tortícolis los incapacitara para mirar hacia arriba y darse cuenta de que cada vez hay menos gente en los tendidos, y que los que hay, como muestra el gesto adusto de sus caras, cada vez se aburren más presenciando el espectáculo que les ofrecen y se plantean, cada día con razones de más peso, si merece la pena perder el tiempo y el dinero en un espectáculo anodino, aburrido y previsible. Seguramente, cuando vayan a recolectar la recaudación, se preguntaran el porqué de su escasez y eso le hará reflexionar, pero como no habrán mirado la cara de aburrimiento de espectadores y aficionados en los tendidos, lo achacaran a razones que poco tienen que ver con la realidad.

Si, como dice la canción, “la vida sigue igual” en el planeta taurino y no recobra los valores que la han mantenido en candelero durante tantos años, la Fiesta está irremediablemente herida de muerte y no hará falta que nadie la prohíba porque, en no mucho tiempo, habrá dejado de interesar a los pocos que todavía seguimos manteniendo algo de ilusión por ella y a los cada vez menos que, a caballo de una tradición ancestral, siguen acudiendo a las plazas en los días señalados de la ferias de sus pueblos y ciudades.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

un 10 al artículo. La triste realidad

franmmartin dijo...

Tiempo llevo diciendo lo mismo:La Fiesta está muerta y solo necesita un entierro decentito.
Lo que nos ofrece ésta tropa,poco o nada tiene que ver con una Fiesta limpia,donde el valor,las agallas,la verguenza torera y la justicia están hasta mal vistas.
No es sólo el toro (por llamarlo de alguna manera) que sale para los colocados,sino el mismo ambiente que se respira,incluyendo a la ¿autoridad? está tan podrido como los toretes.A ésto los que lo van a mantener son los "espectadores" de las Ferias.Que lo disfruten con salud.

Anónimo dijo...

Hola, ya que veo que compartimos aficiones taurinas te invito a que pases a visitar mi blog.

http://azulnocheyoro.blogspot.com/

un saludo